Cultivando Relaciones Saludables: Como resolver conflictos en nuestras relaciones.


Kadampa working dad en Español                    By Kadampa Ryan

Para la mayoría de la gente, el principal problema en sus relaciones es el conflicto. Prácticamente no hay nadie que no tenga conflicto en sus relaciones. En esta publicación voy a tratar de explicar cuáles son las causas de los conflictos en nuestras relaciones, cómo superar nuestra propia ira y cómo resolver conflictos con los demás

Cuáles son las causas de los conflictos en nuestras relaciones

La estimación propia es la causa raíz de todos los problemas en nuestras relaciones. Es debido a que perseguimos nuestros propios intereses, la mayoría de las veces a expensas de los demás, que nuestras relaciones tienen dificultades y conflictos. De la estimación propia viene el apego – debido a que vemos a los demás como la causa de nuestra felicidad. Ellos están ahí para hacernos felices. De la estimación propia también viene la ira – la mente que piensa que los demás son la causa de nuestro sufrimiento.

Entonces, cómo es que el apego causa los problemas en nuestras relaciones: en gran parte  a través de las expectativas que tenemos de los demás. Esperamos muchas cosas de los demás, y luego, cuando las personas no actúan a la altura de nuestras expectativas, sentimos que nos han fallado, y nos ponemos tristes o enojados.  Tenemos ciertas expectativas en relación a la manera en que esperamos que nos traten los demás, por ejemplo, que se dirijan a nosotros de tal o cual forma, con respeto. Esperamos que los demás hagan o no ciertas cosas por nosotros, por ejemplo, que nuestros padres paguen por nuestros estudios universitarios o que nuestra pareja nos regale flores el día de San Valentín. Esperamos que los demás se comporten de alguna manera en particular, como por ejemplo que nuestros hijos vayan a la cama. Solo que los demás no nos pidieron que esperáramos de ellos todas esas cosas, por lo que es sumamente injusto juzgarlos cuando no se comportan a la altura de ellas.

Entonces, ¿Cómo es que el enojo crea problemas en nuestras relaciones? Podemos molestarnos por cualquier cosa y el enojo siempre  hará que la situación empeore. El enojo siempre intensifica el conflicto o daño. Incluso si con nuestro enojo logramos impedir que la otra persona no haga lo que nosotros no queremos, creamos resentimiento lo cual provoca otros problemas, nos deja abatidos y desde una perspectiva espiritual destruye todo nuestro merito.

¿Cómo superamos nuestro enojo en nuestras relaciones?

Haciendo un análisis final de las cosas, es mejor tener cero expectativas hacia nadie ni hacia nada. De esta forma nunca nos sentiremos decepcionados. Tomemos el ejemplo de cómo hemos aprendido a manejar las expectativas de nuestro jefe. Si nos da algún proyecto para hacer y nos pregunta cuánto tiempo pensamos que se necesita para completarlo, siempre nos damos un poco más de tiempo de lo que realmente se necesita. ¿Por qué hacemos esto? Si pensamos que el proyecto va a llevarnos 1,5 semanas en completarse y decimos eso, se esperará que el proyecto esté listo en 1,5 semanas, al dejarlo como algo que nos toma 1,5 semanas, si nos tardamos un poco más estaremos retrasados. Por el contrario si decimos 2 semanas, y las convertimos en 1,5 seremos un héroe, y si lo terminamos en 2 no habrá problema. Manejamos las expectativas de nuestro jefe. Pero lo que necesitamos es manejar las expectativas que tenemos de los demás. Si esperamos grandes cosas – o para el caso, si esperamos cualquier cosa – de los demás, nos ponemos en un lugar donde nos decepcionaremos. Si cumplen con nuestras expectativas, no somos felices porque era lo esperado.  Si aunque sea por un pequeño detalle no las cumplen tampoco seremos felices. De cualquier forma perdemos. Si por el contrario abandonamos toda expectativa hacia los demás, y no esperamos absolutamente nada, hasta la más pequeña e insignificante cosa que hagan superará nuestras expectativas y seremos felices y agradecidos con ellos. Irónicamente, al esperar nada de los demás podremos agradecerles todo.

En cada situación, si analizamos detenidamente veremos que hay solo dos posibilidades: Podemos hacer algo al respecto o no. Si podemos hacer algo al respecto, debemos hacerlo. Entonces no hay problema. No es necesario hacer un gran drama acerca de la situación (y por lo general lo hacemos). Si no podemos hacer algo al respecto, entonces practicamos aceptación paciente. La aceptación paciente es una mente que acepta felizmente y de todo corazón las situaciones difíciles. No es solo resistir o soportar la situación, sino aceptarla genuinamente. Puesto que no hay nada que hacer con respecto a la situación hay una elección, ya sea molestarte con lo ineludible o transformar la experiencia en algo significativo. Si de dos pacientes con cáncer uno acepta su enfermedad y el otro no, seguramente el segundo sufrirá mucho más.

¿Cómo podemos practicar la aceptación paciente? Encontrando la manera de transformar la situación en una oportunidad para aumentar nuestras cualidades internas. Consideramos la situación como una enseñanza en la ley de karma. Creamos la causa de la experiencia que estamos teniendo. Así que estamos saldando una deuda bastante antigua – como pagar el último pago de una hipoteca.

Podemos utilizar la situación para aumentar nuestra determinación de tratar a los demás como nos gustaría ser tratados: con amabilidad. En este punto es importante no sentir ninguna culpa. La culpa se diferencia del arrepentimiento de dos maneras: (1) el arrepentimiento mira hacia el futuro, y (2) el arrepentimiento culpa a nuestras perturbaciones mentales (no a nosotros mismos).

Podemos considerar que lo que estamos experimentando es una lección necesaria para superar nuestras perturbaciones mentales. Las razones por las que sufrimos en una situación son porque respondemos a ella de una manera perturbada, y porque motivados por las perturbaciones mentales creamos la causa kármica para experimentar el problema. Pensando de esta manera podremos identificar qué perturbaciones habitan en nuestra mente, y tratar de superarlas. Podemos considerar la situación como una lección de compasión hacia los demás. Los demás están sufriendo mucho más, así que en lugar de estar pensando en nosotros mismos, podemos pensar en los demás y generar el deseo compasivo de dedicarnos activamente a ayudar a los demás a mitigar su sufrimiento.

En la próxima publicación vamos a hablar de cómo no tomar represalias, y en su lugar generar paz.

Acerca de belikeawaxingmoon

Practicante de la Nueva Tradición Kadampa
Esta entrada fue publicada en Buscando la felicidad, Kadampa Working Dad en Español y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s