Cultivando Relaciones Saludables: Motivación para la serie de artículos.


56814339_1Hola amigos, con este artículo iniciare la traducción de una de las series de Kadampa Working Dad. Agradezco a Kadampa Ryan por su confianza en permitir que se traduzcan y publiquen sus artículos dentro de Luna creciente. Espero que sean de utilidad para todos y que el Dharma florezca en todas las direcciones mejorando la calidad de vida de todos los seres.

Kadampa working dad en Español

El objetivo de esta serie de artículos es examinar algunas de las herramientas Kadampa que tenemos disponibles para hacer nuestras relaciones más sanas, estables y gratificantes. Desde la publicación del libro Budismo Moderno, la misión principal de la tradición ha sido la de lograr la unión del Dharma Kadam y la vida moderna. Nuestras vidas modernas son el campo de nuestra práctica del Dharma kadam. Así como existe el campo de la acumulación de méritos y el campo de todos los seres vivos, existe tambien el campo de nuestra práctica. El campo de nuestra práctica es como nuestro campo de entrenamiento/campamento personal, emanado a la medida para forjar el Buda que necesitamos llegar a ser. Si lo deseamos, nuestro sargento de instrucción puede ser Dorje Shugden. Nuestras relaciones modernas con otras personas modernas son parte de nuestra vida moderna. De forma convencional, no podemos lograr nada, espiritual o mundano, si no sabemos cómo mantener buenas relaciones con los demás. De forma última, no podremos alcanzar la iluminación hasta que nos demos cuenta de la vacuidad de todos los otros seres y nuestras relaciones con ellos. Verlos como una danza de nuestra fabrica mental.

¿Será mundana en parte nuestra motivación de querer arreglar nuestras relaciones con los demás? Por supuesto que sí. Esto es normal. Una de las principales razones por las que todos llegamos al Dharma es porque nuestras relaciones son malas y estamos buscando alguna solución. Aprender estos métodos por razones mundanas no es malo. La búsqueda de la solución a nuestros problemas mundanos con medios espirituales es mejor que la búsqueda de soluciones a nuestros problemas mundanos con medios mundanos. ¡No dejamos de hacer lo correcto si nuestra motivación no es perfecta! Al principio querremos practicar el Dharma por razones mundanas y espirituales, pero con el tiempo las razones espirituales purificaran gradualmente a las mundanas hasta que finalmente nuestra motivación sea enteramente espiritual.

No hay soluciones rápidas a los problemas que tenemos en  nuestras relaciones con los demás, pero hay métodos probados que sirven para que gradualmente nos liberemos de todos los patrones disfuncionales dentro en ellas. Quiero hacer que esta serie de artículos sea relevante para las situaciones actuales en nuestra vida moderna. Si mantenemos esta información como algo con valor académico, en realidad no valdrá casi nada. Tenemos que profundizar en nuestras situaciones reales , y tratar de encontrar maneras más saludables de lidiar con ellas. Al leer estos artículos, los animo a pensar en ellos aplicándolos directamente al contexto de sus relaciones. Prueben estas ideas mentalmente para ver cómo podrían funcionarles. Por favor, no duden en enviar preguntas en la sección de comentarios, voy a tratar de responder a ellos. Si hacemos esto, también vamos a ser capaces de aprender de las situaciones de los demás. Por ello, los grupos de Facebook son tan importantes. Ellos nos permiten aprender unos de otros y mantener el Dharma como algo relevante para nuestras vidas. No debemos esperar que sólo porque leemos algunos artículos en un blog vamos a ser capaces de solucionar todos los problemas que tenemos en nuestras relaciones con los demás. Nuestro objetivo debe ser, más bien, ganar algunas herramientas valiosas, y conseguir empezar a enfocar nuestra situación de una manera nueva, diferente.

Esta serie de entradas contará con tres partes principales: La primera es “¿qué es una relación saludable?”, la segunda es “la forma de resolver los conflictos en nuestras relaciones”, y la tercera es “la manera de sacar lo mejor de los demás y de nosotros mismos”

Antes de comenzar con el tema, vale la pena volver a lo básico. Todos queremos ser felices todo el tiempo. Equivocadamente pensamos que nuestra felicidad depende de cosas externas, y como resultado ciertas cosas externas son vistas como causas de felicidad y otras ciertas cosas externas como causas de nuestro sufrimiento. Lo que sigue a esta situación es que vamos a desarrollar apego por las primeras y aversión por las segundas. Pero la realidad es que nuestra felicidad es un estado mental, es un sentimiento interno. Debido a que su efecto es interno, su causa debe serlo también. La causa de la felicidad es la paz interior. Cuando nuestra mente está en paz, nos sentimos felices incluso en la peor de las condiciones externas. Cuando nuestra tranquilidad se altera nos sentiremos infelices incluso en la mejor de las condiciones externas. Con esto podemos darnos cuenta que la condición esencial para la felicidad es la paz interior. Surge entonces la pregunta: “¿cuál es la causa de la paz interior?” Las perturbaciones, por definición, tienen la función de destruir nuestra paz interior. Sabremos que una mente en particular es una perturbación si destruye nuestra paz interior. En otras palabras, cualquier mente que destruye nuestra paz interior es, por definición, lo que llamamos una perturbación. De la misma manera, los estados mentales virtuosos, por definición, hacen que nuestra mente se torne pacífica. Sabemos que un estado mental es virtuoso cuando hace que nuestra mente este más tranquila. Toda la práctica del Dharma, por lo tanto, es entrenar a nuestra mente para abandonar las perturbaciones y entrenar a nuestra mente para cultivar estados virtuosos. Cuanto más hagamos esto, más tranquila estará nuestra mente en cualquier circunstancia, y más felices seremos en todo momento.

En el contexto de nuestras relaciones, tenemos innumerables oportunidades para entrenarnos de esta manera. Algunas relaciones nos generan perturbaciones, como el apego y la ira; y algunas otras nos generan estados mentales virtuosos, como el amor y la solidaridad. La mayoría de las relaciones tienen una mezcla de ambos. Si queremos que nuestras relaciones sean sanas, estables y significativas, hemos de buscar abandonar todas las reacciones perturbadas y en su lugar cultivar tan sólo respuestas virtuosas a cualquier cosa que pueda surgir. Al aprender cómo hacer esto, y transformar cualquier adversidad que se nos presente, lograremos colocar nuestra mente en un lugar donde, sin importar lo que suceda en nuestras relaciones, bueno o malo, estas funcionarán para generar estados mentales virtuosos en nosotros. En este lugar donde podremos colocar nuestra mente, aún si hay problemas en nuestra relación, estos no serán “problemas” para nosotros – estos serán una oportunidad más de practicar dejar de dañar a los demás, y aprender a apreciarlos plenamente.

No tenemos ningún control sobre lo que hacen los demás, por lo que nuestro objetivo principal debe ser lograr que nuestras acciones sean correctas. Perdemos mucho tiempo pensando en lo que otros tienen que hacer para cambiar, y no somos capaces de ver lo que tenemos que hacer nosotros mismos. Necesitamos revertir esto. Necesitamos redefinir el problema. Normalmente definimos los problemas que tenemos al relacionarnos con los demás en términos externos: qué es lo que otros están haciendo, si estamos con alguien o no, y así sucesivamente. Aquí necesitamos hacer una distinción importante entre situación y problema. La situación es la que es, pero si es un problema o no depende de nuestra mente. Es nuestra mente la que hace de nuestra situación un problema. Gueshe-la dice que hay que distinguir el problema externo del problema interno. Él utiliza el ejemplo de un coche descompuesto. Usualmente, se dice: “Tengo un problema. ” Pero esto no es correcto, el coche tiene un problema. Si tenemos un problema depende de cómo nuestra mente se relaciona con el problema exterior. Si nuestra reacción es una perturbación, entonces tenemos un problema interno. Si nuestra reacción es virtuosa, entonces no tenemos ningún problema interno, y seguimos siendo felices. Nuestro objetivo aquí será redefinir nuestro problema, lograr que este sea la manera en que nuestra mente se relaciona con la situación, no la situación en sí. La ventaja de hacer esto es que nos pone en control total de la experiencia que tenemos. Gueshe-la da como ejemplo imaginar que tuviéramos que cruzar una gran superficie rocosa. ¿Qué tendría más sentido? Cubrir toda la superficie con piel o cubrir nuestros pies. Sin duda, es más eficiente cubrir sólo nuestros pies. De la misma manera, cuando nos enfrentamos a la interminable serie de problemas externos que llamamos samsara, tenemos una elección: o intentamos hacer que las condiciones externas sean todo el tiempo exactamente como deseamos o aprendemos (¡buena suerte con esto!) a que nuestra mente reaccione virtuosamente a cualquier cosa que surja. Sin duda, una estrategia más eficaz.

Ser felices o no en cualquier situación depende 100% de nuestra mente, y en realidad no tiene nada que ver con la situación externa. Es nuestra creencia de que no tenemos opción sobre nuestra respuesta emocional al mundo que experimentamos lo que nos deja como victimas constantes, y crea todos nuestros problemas. Cuando aceptamos que todo depende de nuestra mente, llevamos las cosas a un lugar en el cual tenemos el dominio completo, llamado la reacción que tenemos a las cosas, y ahí la solución siempre es posible. Mientras basemos la solución a nuestros problemas en lo que otros hacen, nuestra libertad será arbitraria, frágil, y fuera de nuestro control. La verdadera felicidad es la paz interior, la capacidad de mantenernos en calma y positivos independientemente de nuestra situación externa.

El objetivo principal de esta serie de artículos es darnos las herramientas internas que necesitamos para aprender a interactuar en nuestras relaciones de una manera más beneficiosa. Vamos a explorar maneras más beneficiosas de mirar las situaciones que enfrentamos, y vamos a encontrar maneras de ser capaces de crecer internamente a través de cada situación, independientemente de si externamente aparece como buena o mala. Si podemos hacer esto, incluso cuando nos encontremos en una situación difícil, para nosotros esto será bueno y creceremos. Nuestro situación externa podrá no haber cambiado, pero su estatus de “problema” si que puede cambiar. La medida en que estamos felices depende del grado en el que tenemos estados mentales beneficiosos y saludables.

Acerca de belikeawaxingmoon

Practicante de la Nueva Tradición Kadampa
Esta entrada fue publicada en Buscando la felicidad, Kadampa Working Dad en Español y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s