No puedo perder más el tiempo en actividades sin sentido!!


“Necesitamos abandonar de una vez por todas las actividades que no son Dharma. Las actividades ordinarias no agregan sentido a nuestra vida. Son pérdida de tiempo. Estas actividades no son causas de liberación o iluminación suprema. Solo producen sufrimiento.”

¿Quién no ha escuchado esto de su maestro no una, sino miles de veces? ¡Y es cierto! Lo que me pregunto es ¿Sabemos lo que significa abandonar todas las actividades que no son Dharma?

Una vez que tenemos la fortuna de que las enseñanzas sagradas lleguen a nuestras vidas, tener acceso a un centro de Dharma y poder compartir con compañeros espirituales, cambia el enfoque de nuestras actividades: Nos enfocamos en llevar el Dharma a nuestra vida en cada momento, a cada instante. Sin embargo parecería a veces que nuestras actividades diarias, así como el destinar muchas horas a algo que no es una “actividad de Dharma” nos parece una pérdida de tiempo.  Muchas veces en los pasillos de nuestros Centros de Dharma o al tomar el cafecito con los amigos espirituales, se escuchen cosas como: “No puedo creer como me absorbe el trabajo”, “Mis hijos no me dejan espacio para la práctica.”, “Como me quita tiempo la escuela, quisiera estar practicando más y no puedo”, “Mis padres quieren que trabaje, pero eso me va a quitar tiempo que deseo dedicar al Dharma”, ”Mi pareja quiere que hagamos cosas juntos todo el tiempo ¿A qué hora voy a practicar el Dharma?”. Pareciera que esto de llevar el Dharma a nuestra vida simplemente no pasara, y por lo tanto todas nuestras acciones se convierten en objetos de abandono: en actividades que no son Dharma. Lo que yo siempre me he cuestionado es ¿y porque ha de ser una pérdida de tiempo? Los seres humanos necesitamos de condiciones básicas propias de nuestro tipo de renacimiento. Me parece que es importante llevar a cabo todas estas actividades porque con ellas se da ejemplo, se practica y se lleva el camino espiritual a la vida de los demás. Necesitamos trabajar para poder cubrir nuestras necesidades básicas del renacimiento que ahora experimentamos, y con mucha fortuna para poder también pagar nuestras clases de Dharma, comprarnos libros de enseñanzas espirituales y atender Festivales Budistas donde poder escuchar a nuestros maestros. Los estudios nos dan las herramientas básicas para poder desarrollar la destreza física y mental necesaria para accionar en este planeta, tener un empleo y por lo tanto lograr lo antes mencionado. La familia representa a los seres con quienes tenemos el karma más cercano, y por lo tanto con quienes podemos poner en práctica las enseñanzas continuamente. ¿Qué haríamos sin trabajo? ¿Cómo trabajaríamos si no hubiéramos estudiado o invertido tiempo en aprender cómo hacerlo? ¿Qué haríamos sin alguien bondadoso que nos diera un trabajo o nos instara a encontrarlo? ¿Cómo pagaríamos nuestra casa, ropa, alimentos, clases de Dharma? ¿Con quién practicaríamos si no hubiera familiares, amigos o una pareja a nuestro lado?

 ¡El tema de las actividades sin sentido es “UN TEMA”! Es cierto que un gran porcentaje de nuestra vida lo dedicamos a hacer cosas sin sentido. Respondemos a los estímulos sin pensar. Como un globo de helio al viento… al viento de nuestro karma. ¿Qué podría hacer que mis acciones tuvieran siempre una calidad significativa y meritoria? ¿Qué podría hacer que todo cuanto hiciera, ya que me encuentro tan envuelto en tantas actividades, fuera una causa de felicidad y paz interna?

 Buda nos explica que hay solo dos cosas que los seres hacemos: realizar acciones y experimentar sus efectos. A estas dos acciones podemos darles múltiples nombres, sin embargo, nuestra importante agenda, llena de miles de cosas y cositas, no dejará de ser solo eso: una lista de acciones que nos llevaran a experimentar efectos, a los cuales reaccionaremos con acciones que nos llevaran a nuevos efectos y así indefinidamente. ¡Esta buenísimo esto de que todo se reduzca a dos cosas: accionar y experimentar! ¿No Creen? Así que me pregunté ¿Y qué hay detrás de la causa y el efecto que vivimos en nuestro diario ir a trabajar… en nuestras actividades cotidianas? ¡Nuestra motivación por supuesto! Lo cierto es que nunca nos acordamos de tener una motivación consciente antes de realizar acciones. Se nos olvida. Y entonces de forma automática nos gana la costumbre, el hábito.

Geshe-la nos explica en Tesoro de Contemplación que con una motivación correcta, como lo es el deseo de beneficiar a los demás, hay numerosas actividades, que aunque se consideran mundanas, las podemos realizar aprovechando el tiempo y sin crear causas para padecer más sufrimiento en el futuro (p. 215). Si las acciones dependen de nuestra motivación, entonces ¿Cómo podría el trabajo, el estudio, la pareja, la familia o cualquier otro objeto obstaculizar nuestra practica de Dharma? Creo que más bien son oportunidades preciosas en las cuales podemos profundizar nuestro entendimiento de lo que es una actividad de Dharma. ¿No lo creen? Sin embargo nos gana la pereza que surge del apego a las actividades que nos distraen, y olvidamos poner atención a la motivación que hay detrás de todas las cosas que hacemos.

Siempre quise aprender el secreto a través del cual cambiar el color de mis experiencias. En la gama de opciones de nuestra mente los colores base se reducen también a dos opciones: virtud o no virtud. Y no hay tercera opción, no hay mezcla. Acciones positivas (virtuosas) producen efectos positivos. Acciones negativas (no virtuosas) efectos negativos. ¿Qué color usamos en nuestras acciones? Si me miro a la luz de Ben Gungyel puras piedritas negras encuentro algunas veces jajajaja Hay que mirar ahí, donde las cosas surgen y desaparecen… buscar en el corazón esa fuerza que nos determina: la estimación por los demás. Este es definitivamente el ingrediente que le dará el color que buscamos al efecto de nuestros actos. ¿Y cuál es ese color? Virtud = felicidad = Paz interior.

En lo que el Dharma entra en el corazón, y la visión e intención Budistas lo llenan de nuevas perspectivas, uno tiene que seguir haciendo lo que es deber en esta vida: trabajar, estudiar, relacionarnos con nuestros familiares, pagar nuestras cuentas pendientes o de servicios y llevar una vida normal, como cualquier otra persona. Debido a nuestro karma nacimos como seres humanos, y en este mundo que aparece hay formas, códices de comportamiento y necesidades básicas que cubrir. En estos tiempos creo que los méritos no abundan y el karma indica que necesitamos ropa, comida, casa, clases de Dharma y porque no, Festivales Nacionales e Internacionales en donde poder encontrarnos con toda la familia Kadampa y compartir.

Yo voto por determinarnos convergentemente en aplicar el cambiarnos por los demás en todas las acciones. Estimarlos y pensar siempre: Esta actividad la voy a realizar feliz porque es parte de mi preparación para ser feliz y hacer felices a los demás. Con lo que comparta y aprenda voy a ser más útil y llenarme de herramientas con las cuales practicar la generosidad de forma temporal, y con mi paciencia y estima a los demás me preparo para ser generoso de forma última: obteniendo la destreza para enseñar a los demás a hacer lo mismo. ¿Les late? ¿Tú qué opinas?

Acerca de belikeawaxingmoon

Practicante de la Nueva Tradición Kadampa
Esta entrada fue publicada en Aprendiendo Dharma y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a No puedo perder más el tiempo en actividades sin sentido!!

  1. Ángel dijo:

    Buda enseño que debemos transitar el camino del medio. Hay que tener paciencia y mucha perseverancia. Mi esposa no quería ni siquiera hablar del Dharma, mi familia no podía entender que los pudiera “abandonar” ni siquiera unas horas. Mientras estudiaba y hacia mis meditaciones en cualquier lugar sin que me vieran. Todo esto duró cinco años, de vez en cuando daba alguna enseñanza a quien la quería escuchar. Hoy mi esposa concurre al Templo y estudia conmigo en el Programa fundamental y comprende que ya nada me puede prohibir que haga lo que me gusta.
    Sin chocar con nadie ni discutir logre lo que me propuse.

    Me gusta

  2. María dijo:

    Saludos, yo deseo practicar el Darma y limpiar mi karma de forma correcta, lo que más deseo en esta vida es iluminarme, pero lo encuentro dificilísimo de combinar con una vida “terrena”. Vivir implica congraciarse con mucha gente con la que a uno le gustaría no tener que tratar, por desgracia. No puedes negarte a beber alcohol en una cena de trabajo o familiar, y muchas veces el mismo trabajo o la misma relación familiar o de amistad te obliga a mentir. Y uno tiene que trabajar para vivir, no puedes permitirte según qué cosas y más hoy en día con lo difícil que resulta conservar un trabajo. Tampoco quiero cortar totalmente los lazos con la familia. Seguir el Darma me resulta particularmente difícil ahora que estoy casada, mi marido es un ángel que me entiende en todo y está en mi misma onda (o por lo menos en muchos aspectos) pero no puedo con su familia. Hacerme con la familia de mis suegros implica muchas mentiras, muchos chismorreos de los feos, mucha maledicencia, mucha vida de apariencia (que si el dinero que gano, que si lo limpia que tengo la casa, que si qué dirá el vecino, que si fomentar que me tengan envidia etc). Y también mucho comer carne. Y aún gracias que he podido escaparme de las fiestas que hacen de matar el cerdo etc. Estoy muy triste porque yo quiero mucho a mi marido pero por este amor no estoy siguiendo los preceptos que yo misma deseo seguir, y al mismo tiempo nada de lo que haga puede satisfacer a la familia de mis suegros, porque yo no funciono de esa misma manera todo por el dinero y la apariencia ni quiero hacerlo. Así que todo está mal al final. No quiero acabar con mi matrimonio pero tampoco quiero que la familia de mi marido me tumbe hacia comportamientos que no me gustan (mi propia familia no se mete en nada). ¿Cómo lo puedo combinar? Me siento horrible, como si no pudiera escaparme, y como si estuviera obligada a hacerlo mal elija lo que elija. Y efectivamente no puedo escaparme, ni económicamente, ni personalmente sin faltar en mis obligaciones con mi marido. Por ahora solo he encontrado consuelo en las palabras de Ramana Maharshi, que habla que todo es fenomenológico y por tanto irreal, y por tal cosa uno puede hacer cualquier cosa con su vida mientras mantenga la consciencia de que uno no es el “hacedor” de nada sino la energía a través de uno y todo lo demás es apariencia: para qué temer que un tigre de mentiras te muerda la mano de mentiras. Por eso él dice que no hay que temer al karma y de hecho no se crea karma si uno recuerda que él no es el hacedor, uno solo es el Self todo el tiempo. Pero mantenerse en la conciencia del Self todo el tiempo lo encuentro terriblemente difícil… es muy fácil volver a caer en la identificación. No sé qué más hacer… ¿Hay algo que puedan decirme que me pueda ayudar? ¿El hecho de que hago estas cosas por amor (y del sincero, pues realmente quiero mucho a mi marido y solo quiero que sea feliz) puede ayudar a no acumular tanto mal karma? La verdad es que sufro mucho con este tema. Saludos y gracias de antemano por las respuestas.

    Me gusta

    • Hola amiga,
      Te pido una disculpa por no contestar antes tu mensaje. Estuve enredada en unos cuantos de los menesteres que hablas en tu mensaje justamente🙂 La vida esta llena de incontables dificultades porque esa es la vida que construimos con nuestras acciones diarias desde tiempo sin principio. No podríamos llegar al inicio de todo esto porque no lo tiene. Simplemente hemos de entender, en algún momento de nuestra existencia, que ya no queremos más de lo mismo, y empezar a desear abandonarlo. Platiquemos por e-mail.

      Me gusta

  3. Silvia Quesada dijo:

    Está precioso tu blog, y el tema es indispensable de tratar, porque muchas veces nos desanimamos de “no tener tiempo para practicar”. ¡Gracias amiga!

    Me gusta

  4. Gracias Luna ,
    Anteponer una buena intencion a todo lo que realisamos
    cambia y hace toda la diferencia…!
    me encanto el ingrediente magico: estimar a los demas 😉

    Me gusta

    • belikeawaxingmoon dijo:

      Si Maria. Ese ingrediente mágico puede llevarnos a lograr todo lo que deseamos… transforma la mente por completo. Sin embargo se nos olvida! Hoy en clase hablabamos del regocijo, y cómo esa práctica tan simple puede llenar nuestra acumulación de méritos y ayudarnos a alcanzar todas las realizaciones… pero se nos olvida!
      Cuando logro mantenerme enfocada durante el dia en no olvidar ser conciente de mi intención, y escojo estimar a los demás como mi práctica, el día fluye sin problemas, con alegria y mucho amor. Definitivamente Geshe-la es muy bondadoso enseñandonos como ser felices! Gracias por tu comentario.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s