Un tesoro invaluable surgido de la compasión


“Esta instrucción sobre la manera de escuchar y de enseñar el Dharma es también un método para transformar la escucha y la enseñanza en el camino espiritual. Además es el mejor consejo que se puede dar como preliminar de las enseñanzas. Guárdalo en tu corazón.” Ngauang Dragpa

     Quisiera platicarles un descubrimiento de mi práctica, que posiblemente muchos de ustedes ya lo tienen en su corazón, pero para mí fue una gran fortuna comprenderlo por primera vez, ahí, muy dentro del corazón. Siempre he considerado que tenemos un invaluable tesoro en todos los libros que Geshe Kelsang Gyatso nos ha proporcionado, pero ahora encontré dentro de ese gran tesoro una joya oculta para mí, de la que,   aún cuando la he estudiado y leído muchas veces, no había notado su gran importancia y belleza : La manera de escuchar y de enseñar el Dharma.

     Pensamos que sabemos escuchar, sin embargo, al salir de una clase de Dharma ¿Cuánto de lo que escuchamos le podemos repetir a los demás? Hay ocasiones en las que solo podemos decir ¡Estuvo muy bonito! Y cuando nos preguntan de qué se trató, apenas si logramos hilar una cosa de aquí y otra de allá, pero ¿podemos repetir la clase a los demás? A mí me pasa muy seguido que puedo decir con que sensación o pensamiento me quedé, pero no puedo repetir paso a paso, de una forma hilada, la clase que escuché. ¿A dónde se fue todo lo que escuché? ¿Qué sucedió?

     En cuanto a enseñar, si eres un maestro de Dharma que enseña sobre el trono o no, no es importante, todos enseñamos a diario, en cada momento de nuestra vida, con cada acción, cada palabra y cada pensamiento. Entonces ¿Qué enseñamos cuando no podemos ni siquiera repetir lo que escuchamos?

     Escuchar necesariamente implica el acto de poner atención, lo cual nos llama a practicar la concentración y abrir nuestra mente de una manera especial, abierta a recibir algo que necesitamos, atenta a no perder ninguna palabra, y receptiva, sin obstrucciones de preconceptos y dudas. Para ambas, la contemplación y la meditación, la escucha es sumamente importante. Sin lo que escuchamos no tenemos nada que contemplar, y sin una contemplación no hay nada que meditar porque no tenemos bases sobre las cuales sacar una resolución virtuosa que nos ayude a transformar nuestra mente. Solo transformando nuestra mente a través de la meditación nuestras experiencias se convierten en ejemplos vivientes que enseñan a los demás.

     Si no tuviéramos estas enseñanzas y su comentario ¿Cómo sabríamos que hacer para que ambas actividades, escuchar y enseñar, se transformen en el camino espiritual? Geshe Kelsang es sumamente bondadoso al darnos esta joya, con la cual tenemos las indicaciones concretas para que no se desperdicie esta vida que es tan valiosa ya que nos da la oportunidad de adiestrar nuestra mente (Camino Gozoso de Buena Fortuna, Pag. 27-42). Nos regala, paso a paso, las instrucciones necesarias para hacer de estas dos actividades la base de nuestra práctica de Dharma. No he conocido mayor compasión.

Esta es mi determinación: “Quiero aprender, quiero abandonar todo lo que me obstruye el tener paz interior. Se que Buda sabe cómo lograrlo y que el Dharma es la receta que me prescribe, así que escucharé atentamente para lograr aprender”

     A través de sus comentarios aprendemos lo que hay que abandonar y reconocer para poder escuchar correctamente, los beneficios de enseñar, las actitudes y comportamientos a cultivar para enseñar, y la forma de reconocer la persona apropiada para recibir enseñanzas de la que no lo es. ¡Aquí está todo lo que necesitamos para hacer el mejor uso de las enseñanzas! Esta joya es el tesoro que ilumina todas las demás y les da su valor justo! ¡Qué bondad! Me parece que si no atesoramos este apartado como el instructivo esencial que nos ayuda a andar nuestro camino espiritual, no importará cuantas enseñanzas recibamos, a cuantos festivales llevemos nuestro cuerpecito, o cuántos libros leamos, nuestro acceso al Dharma será como andar en medio de una cueva de diamantes sin saber cómo podemos extraerlos y gozar de ellos. Mucho menos la forma de mostrárselo a los demás ¡Qué locura!

      Esta enseñanza de la manera de escuchar y de enseñar el Dharma la he escuchado, leído y repasado muchas veces. Incluso la he memorizado para examen de Programa Fundamental y Programa de Maestros. Siempre me pareció valiosa y la trate de llevar a cabo, sin embargo, hoy no solo aumenta esa determinación en mi corazón, sino que aprecio infinitamente la fortuna de que esas instrucciones aparezcan a todos nosotros. Te invito a que las contemples. Si logras leerlas de la manera en que Geshe-la nos aconseja todos recibiremos inmensos beneficios.

Acerca de belikeawaxingmoon

Practicante de la Nueva Tradición Kadampa
Esta entrada fue publicada en Aprendiendo Dharma y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Un tesoro invaluable surgido de la compasión

  1. belikeawaxingmoon dijo:

    Gracias a todos por sus comentarios. Que este lugar sirva para que compartamos el corazón, las enseñanzas ytambien los descalabros.
    Bendiciones

    Me gusta

  2. Bibiana Botas dijo:

    Gracias por ofrcernos estas enriquecedoras experiencias y los comentarios que tambien aportan conocimiento, BENDICIONES

    Me gusta

  3. Identifico tanto con este articulo que voy a abrir una vez mas y mas el libro “Camino Gozoso a la Buena Fortuna” por Geshe Kelsang Gyatso y repasar estos instrucciones.
    Muchas gracias por su reflexion.

    Me gusta

  4. Sylvia dijo:

    Me encanta darme cuenta de como van entrando en nosotros las enseñanzas de Dharma …. un día extraemos algo de ellas y conforme vamos dando pasitos y volvemos a estudiarlas, vamos descubriendo un aspecto diferente o mas profundo….. una y otra vez….. No solo no he conocido antes tanta compasión, tampoco tanta paciencia para explicarmos y esperarnos … solo Geshe La !!

    Me gusta

    • belikeawaxingmoon dijo:

      Y creo que nunca terminaremos de profundizar, sino hasta que nuestra mente se ilumine por completo. Por eso es importante aprender a escuchar y transmitir estas instrucciones…. gracias por estar aqui Sylvia!

      Me gusta

  5. Mariposa dijo:

    Atma Namaste!! hoy en el día del maestro, llegan a mi con delicadeza y profundidad estas palabras,.

    Hoy escribi “FELICIDADES A TODOS LOS MAESTROS!!!! Compartir el conocimiento adqurido es tocar la mente y los corazones de quienes nos escuchan” fue mi felicitacion a los maestros, pues ahora añadiría la responsabilidad de enseñar con nuestra actitud receptiva de escucha y asi llega a cada uno lo que necesita.
    Gracias.

    Me gusta

    • belikeawaxingmoon dijo:

      Mariposa, gracias por tu comentrio. Ciertamente es hermosa bondad de todos los maestros que nos transmiten las enseñanzas necesarias para andar el camino espiritual, y para crecer en todos los caminos que necesitamos en esta existencia. ¡Cuánto que agradecer a tantas personas!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s