¿Y cómo cambiar lo que aparece?


Cuando por primera vez me senté a darme cuenta de todas las cosas que tendría que cambiar si quería ser un buen practicante de Dharma, comprendí que estaba bastante lejos de ser la persona que pensaba. Ya saben “Soy un ser bondadoso, amigable, considerado” y todas esas ideas que tenemos sobre nosotros mismos, sobre todo los que caminamos el mercado espiritual.

Gen-la Kunsang dice: “Todos nos sentimos que somos guapos, listos e inteligentes” Y pues sí, así me sentía yo. Como buen buscador espiritual me gustaba mucho sentir que ayudaba a las personas. Había andado lo suficiente entre una numerosa variedad de líneas espirituales como para por lo menos, de forma intelectual, entender que los problemas que experimentamos diariamente tienen algo que ver con la mente, con la manera en que decidimos ver las cosas. Lo que nunca me imaginé fue encontrarme con que todo, absolutamente todo,  tuviera que ver con mi mente; que surgiera de ella.

A la fecha tengo muchísimos tropiezos con esto porque siempre me cacho pensando: “Esto sucede por tal o cual razón” “Esto se arreglaría si tan solo cambiara tal o cual cosa” ¡Siempre cosas allá afuera claro, nada que ver conmigo! Una y otra vez, una y otra vez…  sobre todo en situaciones donde mi yo que es tan “guapo, listo e inteligente” siente que peligra al aceptar que lo que estoy viendo surge de mi propia mente.   ¡¿Cómo va a ser eso posible?!, mis cualidades por supuesto que surgen de mí, pero todas esas cosas incorrectas, insanas, poco amables e incluso terroríficas por supuesto que no tienen nada que ver conmigo.

Sin embargo, con medios diestros, ya sea suaves o coléricos, mi Guru me regresa amorosamente al momento en el que por primera vez salió un rayito de luz de mi corazón, y pude aceptar que aquello que aparece afuera es el reflejo de lo que traigo dentro. Mi mente experimentando la maduración de mis propias acciones como en una danza de ilusiones coreografiada y dirigida por mí; escrita desde el almacén de mis experiencias ¿de dónde más si no? Así que revisando mis experiencias agradables, desagradables y neutras definitivamente no era la persona que pensaba y había mucho que cambiar. No afuera, no en los demás, no en el gobierno, en el país, en las circunstancias… solo en mi mente

Pensé que para ser un buen practicante de Dharma necesitaba primeramente fe y confianza en mi Guru. El sí sabe y trabaja día y noche para que yo aprenda como lograrlo; me dá las condiciones necesarias para cambiar mi mente. Decidí que sería bueno dejar de querer arreglar lo que tengo enfrente y permitir que llegue la luz de su enseñanza hasta lo más profundo del corazón, ahí donde hablamos el mismo idioma.

Lo que más me ha ayudado en estos intentos de mejorar lo que aparece es comprender que no soy mis perturbaciones mentales. Que estoy viendo el mundo desde el lente distorsionado de mi mente, que no entiende como existe nada. Así que me digo: “Esto que aparece surge de tu mente, es el resultado de una acción que realizaste en el pasado. La reacción que tienes es una perturbación mental que surge de creer que esto existe como lo ves, que hace lo que estas pensando y que es la fuente de tu felicidad, sufrimiento o ignorancia. Si reaccionas en consecuencia, sin entender esto, escribirás de nuevo una danza ilusoria sin sentido. Más sufrimiento. ¡Basta! Es momento de hacer las cosas distintas”

 ¿Pero cómo puedo hacerlas distintas? Todas las soluciones a las que llego son lo que ya he hecho antes en mi intento de ser feliz, y los resultados siguen bastante chafas. Es necesario hacer algo distinto. Llegamos al punto de reconocer:   Necesito ayuda.

 Para mi la varita mágica ha sido la fe y confianza en el Guru. Hacer un alto y decir: “Tú sabes la verdad de cómo existe esto, por favor bendice mi mente para que lo pueda ver de otra manera, para que lo pueda ver a través del Dharma.” En el momento en que abro mi corazón, y pido ayuda, de manera instantánea se cuales son los cambios internos que debo realizar, no solo para ser la persona que creía que era, sino alguien que puede beneficiar a los demás en cualquier circunstancia. ¡Y eso si que se siente bien!

Acerca de belikeawaxingmoon

Practicante de la Nueva Tradición Kadampa
Esta entrada fue publicada en Transformando las dificultades y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿Y cómo cambiar lo que aparece?

  1. Pingback: Avanzando en el camino espiritual cuando es complicado acceder a un centro de Dharma 6 | Luna Creciente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s